Cabba / Kyabe

Los guerreros de la raza Saiyajin son parte clave de Dragon Ball, no solo por ser la raza de su protagonista, Son Goku (Kakaroto). La aparición de Raditz, Nappa, Vegeta y la historia de Bardock enfrentando a Freezer, la destrucción del planeta de aquella aguerrida raza, poco a poco entendemos que son el núcleo de una trama que parece nunca parar de extenderse, y en Dragon Ball Super comprobamos que siempre habrá más sorpresas relacionadas con los saiyajin.

Las características físicas de los saiyajin tienen un punto en común: su fortaleza física es notable. Si todas las razas fueran peleadores de lucha libre, los saiyajin serían Hulk Hogan. Vegeta, Goku, Broly, todos son una masa de músculos definidos que se hinchan mientras más poder despiertan a excepción de uno, Kyabe o Cabba, un delgado y delicado saiyajin que aparece en Dragon Ball Super y cuyo aspecto y tranquilidad resulta un engaño al final de la serie.

Kyabe Dragon Ball Super

El primer gran discípulo de Vegeta

Las relaciones de maestro – discípulo crean empatía en toda buena historia, en Dragon Ball todos admiran la manera en que Piccolo terminó convirtiéndose, más que un maestro, en un protector de Gohan, dispuesto a arriesgar su vida las veces que sea necesario para salvar al pequeño saiyajin. Gracias a la aparición de Kyabe, podemos ver surgir en Vegeta un sentimiento similar, esa relación de maestro discípulo que nunca vimos nacer con Trunks.

Todo empieza con la planificación del torneo del universo 6 contra el universo 7, un enfrentamiento que deciden realizar Beerus y Champa, dioses de la destrucción de los universos 7 y 6, respectivamente. Un torneo donde ambos junto a sus ángeles guardianes, seleccionan a los mejores guerreros de ambos universos y al momento de medirse, Goku y Vegeta se llevan una sorpresa al conocer a Kyabe.

Los poderosos líderes de los guerreros Z se extrañan de que aquel joven escuálido, pequeño y con aspecto demasiado calmado, sea un saiyajin. No tiene cola por ningún lado, aunque esto se explica porque en su universo los saiyajin no enfrentaron la misma amenaza, se desarrollaron y evolucionaron hasta nacer ahora sin cola.

Desde que se conocen y le toca enfrentarlo, Vegeta parece proponerse obligarlo a transformarse en Super Saiyajin, y conseguir más poder del que Kyabe ha demostrado en su vida, pero la tarea luce cuesta arriba cuando las reacciones de Kyabe se mueven entre educado y exageradamente educado.

Es entonces cuando Vegeta acude al arsenal de sus armas de antaño: provocar al enemigo con todo. Al decirle que luego de derrotarlo acabaría con todo su planeta, incluyendo por supuesto a su familia, Kyabe reacciona, entiende la amenaza como real y se convierte en Super Saiyajin. Hasta ese momento ha estado resistiendo un combate contra Vegeta cuerpo a cuerpo, sin transformarse. Cuando ambos están en la primera transformaciónd e Super Saiyajin, siguen en un combate muy parejo, tanto que Piccolo asegura que el chico está más cómodo que Vegeta y por tanto ganando el combate.

Desde luego, Vegeta no iba a permitirse perder el combate y transformándose en Super Saiyajin Blue, logra dejarlo fuera de combate con un solo golpe, ya logró su objetivo y Kyabe sabe que puede elevar su poder mucho más si aprende a transformarse. Kyabe entiende que todas las amenazas de Vegeta eran mentiras, que trataba de enseñarlo, entrenarlo para ser un mejor guerrero y desde ese momento lo trata directamente como su maestro.

Vegeta, además, logra demostrarle lo que considera lo más importante para su raza: Hacer respetar por siempre su orgullo de saiyajin. Todo esto hace que el chico aprecie el cariño que Vegeta le demuestra, notando que con pocas personas Vegeta se interesa de esa manera.

Una segunda oportunidad y el agradecimiento de Kyabe

La promesa de Vegeta a Kyabe en Dragon Ball Super

Tanto Goku como Vegeta, terminan encariñándose con su compañero de raza del universo 6. Saben que apenas está descubriendo su poder y entienden bien como se tiene que sentir y todo lo que puede lograr. Aunque sus técnicas no son un gran descubrimiento o muestran alguna característica particular, el solo hecho de ser un joven saiyajin que empieza a descubrir su poder parece apasionarles.

Luego del torneo del universo 6 contra el universo 7, el gran momento de Kyabe fue en el torneo del poder, donde se midieron los mejores guerreros de todos los universos, incluyendo los poderosos miembros de las tropas del orgullo del universo 11, con su capitan Toppo y sobre tojo Jiren el gris, un ser tan poderoso que sobrepasa el nivel de un Dios y tuvieron que unir fuerzas, Goku, Freezer dorado y número 17 en su máximo poder, para lograr derrotarlo.

En este contexto, aún con el nuevo poder que Kyabe había despertado, poco podía resistir. En las reglas del torneo del poder, cuando un universo es derrotado y todos sus guerreros han perdido, de inmediato es borrado por completo de la existencia. De esto se trata el torneo y por eso se le conoce como “El Torneo de la Supervivencia Universal”.

Uno de los momentos más duros de este torneo fue, justamente, cuando eliminado el universo 6, Kyabe fue borrado de la existencia. En ese momento, Vegeta lo mira fijamente y le hace una promesa: Ganará el torneo para traerlo de vuelta a la vida.

Kyabe versus Vegeta

Una segunda oportunidad y el agradecimiento de Kyabe

Todos los que disfrutaron el torneo del poder, pueden comprobar la rabia y frustración de Vegeta al ser eliminado, la razón central de todo esto no es solo el hecho de que la tierra y todo el universo 7, incluida su familia, podría desaparecer para siempre si son eliminados, su orgullo como saiyajin de los más fuertes del universo que considera que tenía que estar luchando hasta el final, también está el hecho de sentir que se escapaba de sus manos la posibilidad de cumplirle su promesa a Kyabe.

Pero al seguir el torneo presenciamos la victoria de los guerreros Z con el apoyo de Freezer, quien fue resucitado con la condición de que ayudara al triunfo del universo7, a fin de cuentas se trataba de la supervivencia del universo y se necesitaban los mejores guerreros, incluidos los malos. A pesar de que al comienzo Freezer dudó con intenciones de traicionar a los guerreros Z, al final se sumó a la meta de obtener el triunfo sobre los demás universos, siendo pieza clave para derrotar a Jiren, el guerrero más poderoso de manera individual de todos los universos para ese momento.

El último guerrero en pie obtendría el reconocimiento como ganador del torneo del poder y el deseo de las super esferas, dicho mérito fue para el androide número 17, quien dudó durante mucho rato sobre qué deseo pedir y luego sorprendió a todos: Pidió que todos los universos y guerreros eliminados, dioses, fueran vueltos a la vida como antes del torneo.

Es así como vemos reaparecer a Kyabe, quien al verse de nuevo en el mundo rápidamente fija su mirada en Vegeta y le dice: “Cumplió su palabra, maestro”. Sin duda, uno de los momentos más interesantes de toda la saga.

Un elemento final interesante sobre el final de este torneo es un comentario que hace Dai Shinkan, el Gran Sacerdote y único que conoce los deseos y posibles decisiones que podría tomar Zeno Sama, cuando dice que si el ganador pedía algún deseo egoísta todos los universos serían borrados de la existencia por completo, con lo que Zeno Sama tendría decidido empezar todo desde cero. Es gracias al deseo considerado del androide número 17, que todos terminan salvándose, volviendo a la vida los que ya estaban borrados.

¿Quieres ver más personajes de Dragon Ball Super?

Deja un comentario


Ver más capítulos de Dragon Ball